4/06/2013

Medicina Tradicional China

La medicina tradicional china ofrece soluciones para el tratamiento de ciáticas, jaquecas, artritis, y dolores en general; además mejora el sistema inmunológico, alivia el estrés, el insomnio, la ansiedad (ayudando con ello a la pérdida peso o a dejar de fumar) y alivia las secuelas de tratamientos como la quimioterapia.

La medicina moderna, a pesar de sus grandes avances, no siempre resuelve nuestros problemas. Cada vez es mayor el número de personas que buscan remedio para sus dolencias en técnicas naturales, atraídos por los buenos resultados, bajos costes y escasos o nulos efectos secundarios.

Se le llama MTC al conjunto de prácticas tradicionales médicas desarrolladas en China desde hace unos 3000 años.

La terapéutica china se basa en una particular visión del ser humano, compuesto por tres niveles: el físico (Jing), el energético (Qi) y el espiritual (Shen). Cuando los tres están en armonía gozamos de buena salud. Centran su atención en la Energía, el Qi, que circula por el cuerpo a través de 14 canales energéticos o meridianos, y que nutren a los diferentes órganos internos.

Sus principios teóricos se basan en la teoría del yin-yang y otras, como por ejemplo la de los cinco elementos. La enfermedad aparece cuando surge un desequilibrio entre dos fuerzas antagónicas y complementarias (el yin y el yang) y para restablecer la armonía en el cuerpo, tradicionalmente en China se utilizan un grupo de técnicas que se han enriquecido a lo largo del tiempo.

Dentro de la Medicina Tradicional China encontramos el uso de métodos de tratamiento principales como son:

  • Acupuntura: La Acupuntura nace en China, se introduce en Japón y Corea en el s. VI d.C., y en Europa en el s.XVI d.C.Se basa en la inserción y manipulación de finas agujas, generalmente de acero inoxidable, que son estériles y de un solo uso (desechables), en unos puntos específicos del cuerpo, para mejorar el flujo y equilibrio de energía del organismo, restaurando así la salud. Hace 2000 años se utilizaba para la inserción agujas de bambú o espinas de pescado. Las agujas se ponen subcutáneas, con cuidado para no tocar venas, arterias o algún órgano vital, y se dejan como media 30 minutos. Cuando la aguja penetra en la piel puede causar un pequeño hormigueo o una especie de calambre, que indica que se ha llegado al punto y se ha estimulado el Qi. Hay partes del cuerpo más sensibles, con gran número de terminaciones nerviosas y que pueden llegar a ser más molestas las punciones, aunque en otros puntos apenas son perceptibles.Se conocen unos 2000 puntos de acupuntura, aunque las autoridades sanitarias chinas hablan de 361. Dependiendo del diagnóstico utilizaremos como máximo en una sesión unos 12 puntos. La OMS (Organización Mundial de la Salud) reconoce desde 1979 a la Acupuntura como “eficaz para el tratamiento de un gran número de enfermedades y desórdenes, especialmente aquellas de carácter crónico”.
  • Moxibustión: Consiste en la aplicación de moxa (tiene forma de puro o cono hecho con una planta, la Artemisa Vulgaris, que desprende un olor peculiar al quemarse parecido al incienso). Puede aplicarse sobre la aguja o sobre la piel, en los puntos de acupuntura. Suele realizarse a una distancia prudencial de la piel para estimular el punto con calor, y sin producir quemaduras.Se usa para calentar el frío, estimular la energía vital o tonificar la debilidad. Son menos energéticas que las agujas y se usan mucho en niños, ancianos y personas muy debilitadas.
  • Aplicación de Ventosas (con ellas se consigue la activación de la sangre y la energía).
  • Uso de Materia Médica China (incluye plantas y sustancias minerales y animales).
  • Dietética China (utiliza alimentos para equilibrar el organismo).
  • Tuina (masaje terapéutico para conseguir la distensión de la zona muscular).
  • Práctica de ejercicios físicos como Chi Kung o Tai chi chuan.

Para tratar una misma enfermedad se han de emplear un máximo de tres de estas técnicas, para evitar que los efectos beneficiosos de cada una de ellas puedan neutralizarse. El método más completo es el tratamiento con Materia Médica (en su mayoría plantas) porque “trata lo interno y lo externo”. Aunque para paliar el dolor lo más efectivo es el empleo de la Acupuntura y/o Moxibustión.

Esta Medicina Oriental da más importancia a la prevención que a la curación, y se dice que el gran terapeuta es aquél capaz de sacar la enfermedad antes de que aparezca.

Para tratar adecuadamente a la persona hay que conocer sus hábitos de vida, qué tipo de comidas realiza, el estado emocional que tiene o cómo duerme.

Un comentario

  1. Muy interesante todo este contenido.

Deja un comentario

*

¡SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Rellene el siguiente formulario: