8/02/2016

Quinoa

Ensalada de Quinoa

La Quinoa (Chenopodium quinoa), es un pseudocereal muy rico en proteínas que se cultiva en la cordillera de los Andes, siendo sus principales productores Bolivia y Perú. Se le considera tradicionalmente un grano sagrado debido a sus excelentes cualidades nutricionales.

No contiene gluten por lo que puede ser tomado por celiacos.

Tiene los ocho aminoacidos esenciales para el ser humano (sus proteínas son de alto valor biológico), lo que la convierte en un alimento muy completo y de fácil digestión. Estos aminoácidos no pueden ser sintetizados por el organismo, y han de tomarse en la alimentación. Tradicionalmente, los granos se tuestan y con ellos se produce harina, con la que se pueden hacer distintos tipos de panes. También pueden ser cocidos, añadidos a las sopas, etc.

La quinoa tiene un excepcional equilibrio entre proteínas, grasas y carbohidratos. Entre los aminoácidos presentes en sus proteínas destacan la lisina (importante para el desarrollo del cerebro) y la arginina e histidina, básicos para el desarrollo humano durante la infancia. Igualmente es rica en metionina y cistina, en minerales como hierro, calcio y fósforo y vitaminas, siendo pobre en grasas. Esta semilla es una de las más ricas en omega 3, teniendo importantes beneficios por ello para el sistema cardiovascular, la hipertensión, el control del colesterol y problemas como hiperactividad, depresión o ansiedad. El omega 3 es importante también en etapas como la menopausia o en casos de obesidad.

La decocción es muy buena para tratar gastritis o úlceras de estómago.

Es un alimento muy adecuado también para deportistas por su alto contenido en magnesio y zinc entre otros minerales.

La quinoa posee una toxina denominada saponina que le otorga un sabor amargo típico. La toxina se elimina a con el pelado y lavado de las semillas con abundante agua. Todas la quinoa que se comercializa para consumo humano han sido lavadas para garantizar niveles bajos de saponinas, que les restaría valor nutritivo y daría sabor amargo. Aún así, es conveniente lavarlas, cambiando el agua del lavado para que los niveles de saponinas sean menores.

PREPARACIÓN DE LA QUINOA
Lavar debajo del chorro de agua del grifo bien para eliminar restos de saponinas, tal y como se explicó anteriormente. No dejar en remojo, solo enjuagar unos segundos bajo el grifo (observaremos que sale una especie de espuma, que son las saponinas).

Para cocer la quinoa utilizar tres partes de agua o caldo por una parte de grano y tener a fuego medio unos 15 minutos, o hasta que el grano se vuelva transparente. Asegurarnos que esté al dente, al igual que la pasta. Servir inmediatamente.

Si queremos que tenga un sabor parecido a la nuez, podemos tostar los granos en una sartén antes de cocerlos.

NOTA: Si quieres ver algunas recetas con este cereal puede pinchar aquí y acceder a nuestra sección de recetas.

Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

*